Un joven inspira a la gente a 'Plantar para el planeta'.

Quiero recibir nuevos artículos por email
Un adolescente quiere plantar mil millones de árboles
Por Jinny Throup
Felix Finkbeiner es un joven con una extraordinaria ambición cuyo objetivo es restaurar los bosques del mundo plantando mil millones de árboles. Este noble objetivo comenzó cuando Felix tenía apenas nueve años y tuvo que hacer unos deberes del colegio sobre el cambio climático. Su investigación lo llevó a comprender la importancia de reforestar el planeta para frenar el calentamiento de la Tierra. También vio que la acción inmediata era imprescindible para salvar el futuro de sus propias generaciones y de las posteriores. La presentación de Felix sobre los árboles, clara e inspiradora, fue un éxito, y como colofón final, puso el reto de plantar un millón de árboles en su país de origen, Alemania. Los medios de comunicación del mundo pronto se hicieron eco de esta historia de un niño de nueve años con un don natural para hablar en público, y la idea del proyecto de Felix se extendió rápidamente. En 2011, a los 13 años, cuando fue invitado a pronunciar un discurso en la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, ese millón de árboles ya habían sido plantados con éxito.

El grupo ambientalista que fundó, Plant-for-the-Planet (PFP), junto con la campaña de la ONU Mil Millones de Árboles, han plantado más de 14 mil millones de árboles en 130 países. Esto suena impresionante, pero a medida que las ambiciones de PFP se expandieron, Felix quería saber si esos 14 mil millones de árboles marcarían la diferencia y se mantendrían al día con la deforestación continua en todo el mundo. En el primer censo científico de árboles de este tipo, un equipo de la Universidad de Yale realizó un estudio de dos años donde se concluyó que la Tierra tiene 3 trillones de árboles y que alrededor de 10.000 millones de ellos se pierden cada año.

Estos resultados llevaron a Felix y a su equipo a ampliar sus ambiciones de siembra con un asombroso trillón de árboles que equivalen a 150 árboles por cada persona en el planeta. Estos árboles podrían absorber 10.000 millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono cada año. PFP ahora se ha expandido en una red global de activistas juveniles que en su mayoría tienen entre 9 y 12 años. «El cambio climático afectará a nuestra generación», dice Felix, «por lo que se trata de nuestro propio interés hacer que los niños actúen».

ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

Acuerdo histórico en la Cumbre del Clima

Un director ejecutivo comparte el éxito con sus empleados

Educación en igualdad de género para los refugiados

El pensamiento positivo mejora el rendimiento

Marcha por la paz en Palestina

Francia prohíbe los smartphones en los colegios