En Italia donan a la caridad el excedente de alimentos.

Quiero recibir nuevos artículos por email
Ley contra el desperdicio de alimentos en Italia
Por Michelle Robertson
El país más conocido por su increíble cocina aprobó en 2016 una ley que hace que sea mucho más fácil que el exceso de alimento sea donado a quienes más lo necesitan. En un intento por reducir las impactantes 5,1 millones de toneladas de alimento que se desperdician allí cada año, hace poco fue aprobada una ley por el Senado italiano que se centra en incentivos que hacen que sea más fácil para las empresas donar el excedente a la caridad. Esta ley llega tan solo seis meses después de que se aprobase otra ley similar en Francia, así que parece que hay mucho ímpetu en la actualidad para resolver el problema del desperdicio de alimentos.

Esta ley italiana supone importantes cambios a la legislación anterior, empezando por el hecho de que el alimento puede ahora ser donado a los necesitados incluso si está pasada su fecha de caducidad. Esto reconoce la confusión que rodea a estas fechas. No indican la seguridad del alimento, como mucha gente cree, sino que son marcadas por el fabricante para indicar cuándo el alimento alcanza su óptima calidad para ser expuesta. Muchos consumidores creen que no ceñirse a esas fechas podría intoxicarles, pero la mayoría de productos pueden comerse sin peligro mucho después de las fechas indicadas en los envoltorios. Otros cambios en la legislación permiten a los agricultores transferir los productos no vendidos a entidades benéficas sin coste añadido, dando luz verde a las empresas para donar alimentos que han sido mal etiquetados, siempre que no supongan un riesgo.

La nueva ley también intenta crear un cambio cultural en los italianos de cara al desperdicio de alimentos. Aunque la mayoría de las mesas de los restaurantes están llenas a rebosar con copiosas comidas, no forma parte de la cultura local llevarse a casa lo que no se consuma. Con la nueva iniciativa, políticos y chefs famosos se unen para cambiar esa idea, y el gobierno está incluso impulsando la idea de llevarse “sobras para la familia” en lugar de “sobras para el perro”.

ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

Fracking: Bendición o maldición

Una isla española con 100% de energía renovable

Las estaciones solares flotantes de Japón

Paneles solares en forma de girasol

Los contenedores de transporte se convierten en hogares

Una ley prohíbe las bolsas de plástico de usar y tirar