Las oportunidades educativas funcionan

Quiero recibir nuevos artículos por email
Las oportunidades educativas funcionan
Por Jerry Brownstein
En la ciudad francesa de Toulouse, el envío de alumnos desfavorecidos en autobús a escuelas de primera categoría ha permitido obtener mejores calificaciones, reducir las tasas de abandono escolar y aumentar la integración. Tres suburbios pobres de Toulouse acogen a muchos inmigrantes del norte de África y de África, pero sus escuelas están mal financiadas y tienen los peores registros educativos de la región. En 2017, la ciudad puso en marcha un nuevo y radical programa con el que esperaba remediar la situación, así que se cerraron las escuelas de los tres suburbios y los alumnos de 11 a 15 años fueron trasladados en autobús a escuelas de alto rendimiento en una zona próspera. El presidente regional, Georges Méric, declaró que "los niños pequeños que viven en estas zonas pobres tienen derecho a tener éxito en la vida".





Cinco años más tarde, está claro que este intento de lograr la igualdad educativa ha tenido un gran éxito. Antes, la tasa de abandono escolar de los alumnos de las escuelas pobres era de casi el 50%, pero ahora sólo es del 6%. Además, sus calificaciones en los exámenes estandarizados han aumentado un 15%. El proyecto ha llegado para quedarse y ya se han construido dos nuevas escuelas para ampliarlo. Animados por estos resultados, otras ciudades y pueblos de toda Francia están estudiando la forma de poner en marcha iniciativas similares.





ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

Un director ejecutivo comparte el éxito con sus empleados

Educación en igualdad de género para los refugiados

El pensamiento positivo mejora el rendimiento

Marcha por la paz en Palestina

Francia prohíbe los smartphones en los colegios

Mujer palestina gana un premio contra la violencia