Sanación con amor y cannabis.

Quiero recibir nuevos artículos por email
Las monjas de la marihuana de California
Por Jane Charilaou
Una orden de monjas no confesionales conocidas como Sisters of the Valley (Hermanas del Valle) que han estado cultivando marihuana médica desde 2008, están desafiando la prohibición impuesta desde el 1 de marzo de 2016 por la ciudad de Merced, California. La marihuana médica ha sido legal en California durante 19 años, pero un error de escritura en una nueva ley ha dado la oportunidad a esta ciudad de suprimirla. Sin embargo, las tres monjas rebeldes que componen la orden, sin inmutarse, declararon que «no aceptan esta prohibición. Va en contra de la voluntad del pueblo, y es antinatural e inmoral».

La “Orden Sagrada” no está afiliada a ninguna religión y surgió en 2011, después de que el Congreso de Estados Unidos decidiera ridículamente clasificar la pizza como verdura. Katie Meeusen, quien además de cultivar marihuana fue una activista liberal durante mucho tiempo, tenía algo qué decir al respecto: «¡Si la pizza es una verdura, entonces yo soy monja!», y desde entonces se la conoce como “Hermana Kate”. Actualmente hay tres hermanas en la orden y llevan faldas vaqueras largas, camisas con cuello blanco y los hábitos de monja. La Hermana Kate explica que todos los productos de marihuana que producen son puramente medicinales y se infunden con intenciones curativas y de amor. Sólo contienen cannabidiol, muy apreciado por sus cualidades curativas, pero sin ser psicoactivo.

Las Hermanas del Valle están comprometidas con una visión, que «mujeres en todo el mundo vendan medicinas y hagan que la marihuana médica sea una industria de curación en lugar de una industria de fumadores». Desafiantes, siguen vendiendo sus productos online a pesar de la prohibición.

ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

Un director ejecutivo comparte el éxito con sus empleados

Educación en igualdad de género para los refugiados

El pensamiento positivo mejora el rendimiento

Marcha por la paz en Palestina

Francia prohíbe los smartphones en los colegios

Mujer palestina gana un premio contra la violencia