Después de años de perforación para buscar combustibles fósiles, Shell Oil finalmente abandonó su búsqueda en la región ártica de Alaska.

Quiero recibir nuevos artículos por email
Shell abandona las prospecciones en el Ártico
Por Jane Charilaou
Tras años de controvertidas prospecciones para encontrar combustibles fósiles en uno de los últimos reductos vírgenes del planeta, el gigante anglo-holandés del petróleo Shell finalmente ha abandonado su búsqueda en el Ártico de Alaska, “por ahora”. La decisión oficial de retirarse del Ártico se dice que ha sido tomada por una combinación de factores. Los motivos citados incluyen los altos costes implicados en perforar en un entorno tan hostil, los decepcionantes resultados de los sondeos realizados hasta ahora en el mar de Chukchi y «las normativas federales dificultosas e impredecibles que afectan a la costa de Alaska».

Una serie de consultores profesionales habían avisado previamente a la compañía de que, con los precios del petróleo tan bajos y los impuestos por emisiones de carbono seguramente en alza, el coste de encontrar reservas en el Ártico sería económicamente inviable. Habiendo gastado ya siete mil millones de euros en el proyecto del Ártico, Shell ahora espera tener que asumir una pérdida adicional de unos cuatro mil millones para finalizar el proyecto. Los críticos ante estas prospecciones, incluyendo al grupo de presión ambiental Greenpeace, están pletóricos. Su director ejecutivo en el Reino Unido, John Sauven, lo resumía así: «Las petrolíferas han sufrido una derrota sin precedentes. Ellos contaban con un presupuesto de miles de millones, pero nosotros éramos un movimiento de millones de personas. Durante tres años nos hemos enfrentado a ellos, y finalmente la gente ha vencido».

ARTÍCULOS RELACIONADOS DE NUESTRO ARCHIVO

Fracking: Bendición o maldición

Una isla española con 100% de energía renovable

Una ley prohíbe las bolsas de plástico de usar y tirar

Los árboles en el Amazonas hacen su propia lluvia

Carriles-bici elevados para bicicletas eléctricas

El parque eólico más grande del mundo está en Escocia